---
---

 

LA DINÁ DE LA MAGENTA. 2012

Unas líneas, unas impresiones, quizás sensaciones interiores, pero la "Dinà" de la Filà Magenta, supuso una inflexión en nuestra historia interna. Debutaba aquellos días como primer tro, el amigo Jaime Linares, y con él un equipo de jóvenes, de nuevas caras, de ilusionados y entusiastas "festers", que al decir de algunos, gozan de poca experiencia direccional en el seno de la institución, pero que según las votaciones de la Asamblea General -celebrada en las jornadas previas- obtuvieron el respaldo mayoritario de los individuos magenteros, quedando depositada su confianza en la nueva gestión. Sin lugar a dudas, las nuevas generaciones van empujándonos, y afortunadamente me voy dando cuenta que ante los umbrales de los cincuenta, tras de mí viene otro colectivo pujante, nueva savia que debe fortalecer la centenaria Magenta.

Celebramos la jornada festiva en él Mas de la Casa Blanca, y fue todo un derroche de buen humor, cachondeo y momentos entrañables, aunque desgraciadamente la mengua de asociados fue notándose respecto a celebraciones anteriores, debido a una dura crisis económica que está golpeándonos despiadadamente, viéndose los salones menos apretujados que en los últimos años.

Campeonato de cotos, de petanca, y de chinos vinieron a redondear la soleada mañana después del almuerzo, que en este año se celebró con el popular "a escoti barbotti" siendo la novedad del día. Poco puedo apuntar del mismo, ya que por diversos motivos no pude asistir, pero sí puedo afirmar que a mi llegada, de forma puntual y rápida me entregaron la camiseta -color kiwi fosforito- con el logotipo beduino, así como el "llibret d'actes". El quiosco de la cerveza y los plis-play ya andaba de "gom a gom" como es costumbre, y más contando con un calor sofocante que nos hacía buscar los rincones de las moreras situadas en la cara norte, balcón sobre el valle del Serpis que nos deleita la vista con sus paisajes. Por colectivos, por rodales -como las setas-, los diversos grupos hacían sus charlas, conversaban, se oían anécdotas festeras, de otras "dinaes" y de muchas cosas acontecidas en la Magenta.
Ampliar imagen
Me reencontré con compañeros que hacía algún tiempo con los que no mantenía conversación prolongada, ya se sabe, diferencias o mejor apartarse para no entorpecer a nadie cuando uno tiene obligaciones directivas, pero fue un reencuentro sano, porqué siempre quedará el lema de "donde hubo siempre queda" y la verdadera amistad jamás se borra. Quisiera destacar que vimos el regreso de algunos festeros de toda la vida que por diversas causas habían causado baja, a ellos, nuestra bienvenida. Comimos y nos tomamos algún "colpet", sin pasarse, dentro de los límites establecidos, para no infringir el temido código de circulación, y notamos una disminución de cubatas en el quiosco, ya que este año la gente tenía que pagárselos, claro está, la crisis nos está afectando a todos y hay que contener gastos. Por contrapartida, en el interior del salón veinticinco jóvenes, de veinticinco años, comenzaron a brincar, a cantar, a divertirse y a hacernos vibrar con su alegría. La banda, un colectivo de la Música Nova, se enrolló mucho, y comenzó a interpretar música de los setenta y de la década siguiente, convirtiéndose el salón en una improvisada pista de baile acróbata en algún momento.
Ampliar imagen
A todo este grupo nos fuimos uniendo otras generaciones, llegando a participar hasta los más decanos de la tribu, componentes muchos de ellos de la "Peña de la Próstata", sin olvidar a los diversos y conocidos de la "Peña de la Barra", del "Montepío de Colau", dels "Beduinos Arruinats", del "Amic", "del 2019" y alguno que siento no recordar, fortaleciendo los vínculos de unión, disipando las canas en el trato, y sobre todo intentando que la integración brotase en esta comida, renaciendo aquella Ave Fénix que permanecía dormida. Creo que fue una sensacional "dinà", al menos para mí, y me divertí como hacía años que no ocurría. Gracias chavales, estamos con vosotros y queremos que nos hagáis disfrutar con vuestra joven influencia. Quizás una añoranza habría que destacar del transcurso de la jornada, surgida además en el seno de algunas conversaciones y de forma abierta, totalmente plural, donde se recuerda con nostalgia una "dinà" al aire libre, menos ortodoxa, "mes de pinyata" y no de restaurante, con menos condiciones pero más participativa... y creo que el lugar es lo menos importante. El "Mas dels Capellans", "El Pinaret", la playa de Oliva, el Camping de Alcalá, la Glorieta, cualquier sitio podría ser bueno para enfocar nuestro día lúdico de otra forma.
Ampliar imagen

Y que conste que quién firma este breve escrito ha sido y sigue siendo un defensor de la Casa Blanca, pero quizás y escuchadas todas las reflexiones que me llegaron tendríamos que replantear el espacio para los años venideros. Ahí va la sugerencia "als nous manóns de la filà", aunque me consta que en su cabeza también anda rondando la idea.

Como testimonio y recuerdo siempre nos quedará la foto de "los kiwis magenteros" en la escalinata del lugar, como ha sido tradicional en estos últimos años. Alguien me sugirió opinar o escribir sobre este día, y claro, con retraso como viene siendo normal por mi parte -ya sabéis que algunas obligaciones palaciegas me impiden tener mucho tiempo libre-, he procurado dejar constancia de la "Dinà de la Magenta-2012", celebrada en el Más de la Casa Blanca el día 16 de Junio de un año entrañable en mis recuerdos.

ABU ABDALHA BEN GISBERT

Ampliar imagen